Blog de mamá novata treintañera

Blog de desahogo personal

Madres primerizas y bloggeras hay muchas. Yo sólo soy una más, deseosa de compartir la experiencia con otras mamás futuras o ya estrenadas.

El club de las malas madres

Escrito por madrenovatconcasi40 29-03-2014 en maternidad. Comentarios (0)

Esta mañana me levanto a las diez con un whatsapp de mi vecino sobre un artículo de El País sobre un club de malas madres...

http://elpais.com/elpais/2014/03/25/eps/1395769891_171067.html

Al principio era como de ¿que soy una mala madre porque quiero tener tiempo para mi? Bueno, en realidad la cosa va de eso y de seguir siendo mujer aunque no seas una madre perfecta... pero es que a mi me sigue suponiendo un problema eso de ser mujer... jamás lo he tenido fácil para encajar en el estereotipo de mujer preocupada por sí misma en cuanto a físico, más allá del tema perdamos unos kilillos. Tampoco en el de madre abnegada o en el de hippi con su portabebès y crianza natural a tope...

Pero me reivindico como una mala madre porque jamás he bañado a mi hijo a diario, entre otras cosas porque no disfruto del momento, no he vuelto al trabajo porque no me veo capaz de compatibilizarlo con la maternidad reciente, hago lo del blw no porque crea que es lo mejor para el niño, sino porque paso de la esclavitud de los purés y el calendario de comidas, me tiro casi todo el día en casa pero no tengo tiempo para limpiar y fregar, nunca o casi nunca visto primorosamente al niño cuando le saco y además le duermo al pecho porque para mi es cómodo, aunque resulte un infierno para los demás...

A eso, que no es poco, añadamos la de veces que estoy metida en internet o con el móvil mientras estoy con mi bebé... que alguna vez se ha dado con el aparato en cuestión en el coco... 

Así que por todo ello me considero una mala madre, en el sentido de que quiero y me preocupo por mi hijo, pero no estoy dispuesta a ser la madre perfecta bajo ningún punto de vista.

Blw día 15

Escrito por madrenovatconcasi40 04-03-2014 en baby led weaning. Comentarios (0)

Un par de cacotas después de empezar el método tengo que decir que no todo lo que toca Enano acaba en el suelo o en el rincón secreto de la trona. Hay trocitos en el pañal. Especialmente raro ha sido encontrar brócoli, porque aparece como pelotitas...

Pero no nos engañemos! Come  lo justo para probar. Casi no he introducido nada nuevo porque me da reparo que en un mes haya probado casi toda la verdura conocida... le introduje la berenjena a la plancha en bastoncitos. Hemos repetido judías, patatas y zanahoria con diferentes resultados. El plátano en plan calipo es un clásico. Y la última vez con las fresas fue un exitazo, en serio. Con la manzana no tanto. El pepino sigue diciendo que para mi...

Iba a haber probado con la calabaza pero se coció tanto que se deshacía. Tendré que comprar otra vez... a ver si esta noche probamos con el tomate. Realmente he comprado kumatos porque me saben más a tomate...

Y como sólo le ofrezco una vez al día porque cuando yo tengo hambre él tiene sueño y viceversa, también me esfuerzo algo por meterle el biberón famoso con cereales sin gluten del que bebe 30 ml a lo sumo.

BLW la pesadilla continúa, día 11

Escrito por madrenovatconcasi40 26-02-2014 en baby led weaning. Comentarios (0)

Bueno, el primer día fue frustrante al principio con la experiencia macarrón. Le ofrecimos más tarde plátano y al pobre Enano se le escapaba entre sus manos. Mala idea empezar con comidas escurridizas...

Por la noche insistimos una vez más con pera y plátano, con cortes más cuadrados para evitar que resbalasen (aunque el plátano acabó redondo). Y ahí conseguimos el éxito: todos los trozos de fruta pasaron por la boca. Luego la mayoría fue al suelo, jejeje. Un acierto desde luego hacerlo tras su siesta con lechecita de mamá, pues le cambió el humor. Supongo que él también se sentía frustrado por no poder coger aquello que le ofrecíamos.

Desde este glorioso día han pasado ya semana y pico. Los trozos acaban en la trona o en el suelo casi por igual y hay días que la cosa funciona mejor y otros peor. De momento no come exactamente lo mismo que nosotros, pero es que nuestra dieta es super básica ya que queremos perder peso, y hemos adaptado las guarniciones...

Hasta hoy ha probado

• Manzana. Bien

• Plátano. Super escurridizo. Hemos tenido que pasar a plátanos pequeñitos y dejárselos un trozo con piel, como un calipo. No sabemos si le gusta mucho o poco.

• Zanahoria. O estaba muy dura o no le gustó. Hoy probaremos otra vez.

• Brócoli. Esa cosa verde que no suele gustar a los adultos, pero bien hecho y con su aceitito de oliva tiene su punto. El primer día estaba menos hecho y yo creo que tuvo éxito. El segundo lo hice un poco más y parece que tuvo menos. Eso sí, se puso guarro no, lo siguiente. Creo que lo disfrutó a su modo.

• Judías verdes. Otro éxito inesperado. Un día estaban mejor hechas que otro. Aun así las coge y rechupetea hasta que las abre.

• Patata. Le gusta mucho. Las primeras eran de esas específicas para hacer al vapor, las segundas normales y poco hechas, vamos, que no se despedazaban fácilmente.

• Pera. Bien. Especialmente si me ve que se la doy de lo que yo como. Con un cuchillo le corto un trocito a cada rato y bien.

• Fresas. Las partía en cuartos. Muy graciosa la cara de asquete que puso. Yo creo que por lo ácido. El segundo día no las quería ni para atrás. Cuando le saqué de la trona y le senté en mi regazo, yo seguía comiéndolas. Intentó echarles mano un par de veces y le di. Y ahí sí quiso. Eso sí, como ya no tenía babero se puso... confío en mi quitamanchas porque vaya curro va a tener...

• Calabacín. Partido en cuartos y con piel. Estaba demasiado hecho, tengo que quitarle tiempo. Sí que lo probó, aunque poco.

• Pollo. Cocinado al horno, sin sal. Era de la parte del contramuslo, que se supone que es más jugoso que la pechuga, y sin piel. El primer día rechupeteó los dos trozos, el segundo no le hizo mucho tilín, pero se lo llevò a la boca igualmente.

No está mal para casi dos semanas de experimento. El problema es que yo no sé cocinar y con lo del vapor estoy muy perdida. Estoy usando un cacharro que teníamos por casa de lekué o como se llame y no me coincide la potencia ni los tiempos ni el agua... así que voy a tener que anotarme las variaciones hasta dar con el punto exacto.

En fin. Por lo menos se lleva la comida a la boca, excepto que tenga hambre. Si le pongo muchas cosas empieza a veces a tirarlo todo, como si le molestara tener tanto donde coger, que no elegir.

Aparentemente no ha tragado aún nada salvo de modo accidental. También le doy un poco de agua en vasito, unos 30 ml pero acaba bañándose.

Su postura corporal no le permite tragar, se sienta como de medio lado, o eso creo yo. Hay que trabajar para que se siente más derecho en la trona.

Atragantamientos: cero. A veces tose o da arcadas, pero se le ve que es para echar los trozos de comida hacia adelante y se pone hasta arriba de babitas, jejeje.

Parece que es normal que lo que coman sea anecdótico hasta el octavo mes (me compré el libro para ver qué hacía mal) así que ¡bendita teta! De todos modos me agobio pensando en si no voy a desnutrirle así que estamos con la pelea de los cereales.

Más que pelea es que compré para hacer biberón de cereales con mi leche, que tengo mucha congelada, pero no se lo bebe ya sea más espeso o menos espeso con mi leche, congelada o no, o con la de lata. Estaba tan super convencida de este método que me atreví a comentarlo con mi madre... y pa qué... yo, con mis inseguridades personales... pues ya me metió la "cosilla" en el cuerpo de que si no iba a comer lo suficiente... Amén de que para mi madre lo de tanta teta es un vicio... que le hiciera una poca papilla para que se fuese acostumbrando (así, literal). Total que a ella le dije que papillas y purés para el nene, nunca (entiéndaseme, para aprender a comer). Pero al final siempre me puede el miedo de que no coma lo que necesita... Así que probaré a darle una papilla de cereales q tengo por ahí de muestra... de la que querrá dos cucharadas, como mucho.

De todos modos es que llevamos muy poco y una vez al día. Aunque no esté mi marido como veo que no se atraganta, también le daré algo a medio día de fruta y/o verdura. Carne si la hay. El caso es que vea que empieza a quedarse con algún minitrozo... 

Que conste que sigo pensando que el método es la leche. Soy yo la que está fallando por no confiar en mi niño.

Baby led weaning o la pesadilla de la alimentación complementaria: día 1

Escrito por madrenovatconcasi40 15-02-2014 en baby led weaning. Comentarios (0)

Como deduzco que para que alguien llegue a leer esto tiene que haber leído cientos si no miles de entradas, voy a ir casi al grano.

El método consiste en ofrecer al niño sólidos que él pueda coger y masticar con las encías. La regla de oro es que tú no le puedes poner al niño la comida en la boca ni debes distraerle mientras come...

Repaso todo esto con mi marido antes de empezar y ¿qué hace él? Ponerle un macarrón en la boca... Entiendo que estuviera frustrado porque Enano tardaba mucho en coger uno y llevárselo a la boca, que a mi también me ha pasado, pero jolín...! De hecho casi todos los macarrones acababan en un rincón de la trona... sólo uno ha rozado los labios, pero lo ha tirado igualmente.

Ahora veamos los posibles fallos:

La trona: heredada, como debe ser. Se la ve poco apta para estos menesteres. Enano ha tenido que sentarse en un cojín doblado, con trapos en el respaldo y era superdifícil acceder a la comida porque tiene un borde muy alto. Hemos dado casi del todos de sí las correas para sujetarle... O sea que comodidad cero.

El marido: diciendo... "uy, que nos veo en el mundo de la maicena y las papillas hasta que este atine a llevarse las cosas a la boca..."

La maternidad

Escrito por madrenovatconcasi40 10-02-2014 en maternidad. Comentarios (0)

La maternidad es algo maravilloso, gratificante y muy bonito. Pero también es un duro trabajo de 24 horas al día del que NADIE TE AVISA. 

Por partes. Puedes asumir que no vas a dormir bien en los próximos digamos 5 años, vale, tampoco lo hacías ya de embarazada así que bueno... 

Pero lo que llama mucho la atención una vez que ya llevas uno o dos meses es que todo el mundo, tenga hijos o no, se permite aconsejarte sobre todo. Para tu bien y el del bebé. Yo ya no sé cómo decirle a mi suegra que no necesito beber un vaso de leche antes de acostarme para dar el pecho... así que no se lo digo, pero tampoco me lo bebo.

Tampoco sé cómo decirle a mi madre que deje de decirle al nene que está enviciado en la teta cuando descubro que ella sólo le dio pecho al mayor dos semanas, y al resto nos tuvo a biberón... así que pocos consejos sobre lactancia materna podrá darme...

Pues sí, es duro porque aunque la lactancia vaya genial desde el primer momento, tu bebé va a estar pegado a ti mucho tiempo. Si eres una persona independiente, o te consideras tal, habrá momentos en que te sientas mal. Especialmente si la cosa no va como tú pensabas, ppr ejemplo, a la hora de que el bebé duerma según llegas a casa del hospital.

Si tu hijo llora como un descosido al dejarle en la cuna, es normal. Si sólo se duerme al pecho o tras mucho rato de brazos, es normal. Y si la única manera de que durmáis los dos es en tu cama, es más normal de lo que otras mamás suelen confesar. De hecho los niños que no se comportan así son una rara avis, pero desde aquí mi más sincera enhorabuena a las premiadas.

Rebuscando por los foros encontrarás mamás que siguen complejos rituales para que el nene, con suerte, duerma una siesta de media hora. Yo tengo que decir que el colecho y dormir a la teta han sido mi salvación. Si me arrepentiré más adelante o no, el tiempo lo dirá. Y el único motivo por el que ahora me planteo sacar a Enano de nuestra cama es por mi marido, que aunque duerme como un tronco, se deja llevar más por toda esa sabiduría popular. Si bien es cierto que los ánimos decrecen cuando digo que entonces me voy yo a dormir con el nene a su cuarto, porque sigue comiendo cada dos horas por la noche y yo paso de que él tenga que llorar para pedir y yo levantarme como un zombi para darle...

Sì, has leído bien, cada dos horas y con suerte, a los 6 meses. Lo de que las tomas se distancian con el tiempo es un mito. A ver, puedes estirarlo durante el día si te apetece (por la noche, como llore, seguro que no lo intentas) con tácticas como cambiar el pañal, salor de paseo... pero si no tienes otra cosa mejor que hacer, o sea, si no es por necesidad, yo no lo haría. Vamos, que no lo he hecho. Al fin y al cabo, la lactancia es a demanda. El resultado es un niño sanote y feliz. Merece la pena el tiempo invertido.